viernes, 24 de febrero de 2012

EDUCACIÓN RURAL EN NUESTRO PAÍS


La población rural se ubica en centros poblados, comunidades y caseríos. Tiene un  alto nivel de dispersión, aislamiento y dificultad para la comunicación. El escenario de la ruralidad en el Perú es diverso y complejo. En un mismo espacio geográfico, comunidades o pueblos se diferencian por el acceso a recursos y la articulación con centros urbanos más cercanos, así como por particularidades culturales. Esta diferenciación esconde inequidades reales en el acceso a los beneficios de la modernidad, en el desarrollo de una  ciudadanía plena, y el ejercicio de los derechos que se tiene ante la ley.
Las zonas rurales ubicadas en la costa están articuladas a la gran agricultura de consumo, cuyos productos se colocan en las ciudades del litoral, y a los cultivos de exportación como el algodón, los espárragos, el azúcar, etc. Tienen actividad pesquera y comercio en las ciudades intermedias, con cierta rentabilidad.
La población rural de la sierra se dedica fundamentalmente a la agricultura de productos de pan llevar que abastecen a las ciudades intermedias de la región y que se orientan al autoconsumo; asimismo se dedican a la ganadería de ovinos auquénidos y vacunos. Hay quienes trabajan en grandes enclaves mineros y, sobre todo en actividades artesanales.
Esta zona fue profundamente golpeada por la violencia política que vivió el país entre 1980 y 1992, lo que originó el despoblamiento de muchas comunidades y  deterioro en la salud emocional de niños y  mujeres.  La selva rural constituye uno de los espacios menos articulados con el resto del país, la difícil comunicación con las ciudades de la región y del país no permite a este sector el acceso a gran parte de los beneficios de la modernidad.
La población obtiene sus ingresos fundamentalmente de la actividad agrícola y ganadera. La caza y pesca se constituyen en actividades para la subsistencia familiar. La articulación de algunos agricultores con la economía de cultivo de la coca los diferencia de los que se dedican al cultivo de productos de pan llevar.
La presencia de las comunidades indígenas pertenecientes a cerca de 68 grupos lingüísticos y 11 familias de culturas, otorgan a este espacio una peculiar configuración cultural. Estas comunidades viven integradas y se asumen a sí mismas como indígenas y reivindican sus derechos como pueblos originarios. La zona amazónica también ha sido víctima del narcotráfico y del terrorismo que atacó también a los indígenas especialmente a los asháninkas.
La educación rural en nuestro país, es un tema muy complejo debido a los grandes y serios problemas que se presentan; los tratamientos a la educación rural tiene que limitarse a problemas específicos que afectan su calidad de servicio y a los malos resultados que están presentando los estudiantes en las últimas evaluaciones censales.
La educación en zonas rurales, muestran desde hace mucho tiempo claros signos de insuficiente calidad, poca pertinencia y gran iniquidad, el DCN no es pertinente a las realidades de la educación rural, los niños más pobres reciben la peor educación.
El gran problema de la educación del país, es la educación rural ¿qué acciones inmediatas se debe tomar para revertir esta situación?
Se pretende echar la culpa a los docentes de la mala educación y esto no es así. Todo los educadores sabemos que no contamos con un buen acompañamiento pedagógico permanente, se cuenta con un DCN descontextualizado y los lineamientos para diversificarlos simplemente no existen, además se cuentan con textos escolares distribuidos desde el Ministerio de Educación que no respetan mínimamente la diversidad cultura, la deficiente calidad de los libros se debe a que no son elaborados por especialistas en pedagogía.
A pesar de los esfuerzos desplegados aún hay mucho que hacer y profundizar para acabar con la situación de exclusión e inequidad que padecen las poblaciones rurales, Se requiere replantear la educación para los ámbitos rurales, convertirla en un proyecto político para lograr una ruralidad sostenible, compatible con una educación de calidad que asuma identidades, capacidades locales de gestión educativa, enfoques centrados en la responsabilidad social por los logros de aprendizaje y el desarrollo sostenible. Este proyecto político tiene el desafío de atender por igual el corto como el largo plazo; debe orientarse a formular propuestas educativas aprovechando el proceso de regionalización del país recientemente iniciado; y construir, desde las capacidades locales, el proceso de educación integral en el ámbito rural que permita el ejercicio de la ciudadanía, el derecho a la libertad y la autonomía para diseñar y ejecutar un modelo de desarrollo local.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada